“Como un nuevo escándalo en la administración de Sebastián Piñera”, calificó hoy la bancada DC la crisis en que se encuentra el INE, tras las denuncias por manipulación de cifras que afectaron al Censo y al cálculo del IPC. Pidieron la renuncia del Director del instituto; Sesión Especial, citando al Ministro de Economía, Pablo Longueira; y, auditoria al Censo 2012.

Junto con anunciar la realización de una sesión especial, donde citarán al Ministro de Economía Pablo Longueira, como jefe directo del INE, la bancada de diputados de la Democracia Cristiana emplazó hoy al Gobierno a pedir la renuncia inmediata del actual director del instituto, Francisco Labbé, tras la «manipulación” de información denunciada en las últimas horas y los problemas en el cálculo del IPC, que dejan al INE, a juicio de los diputados DC, con una “nula credibilidad”.

Diputado-Rincon pdc-759350Así lo señalaron el jefe de la bancada de diputados DC, Ricardo Rincón y el diputado Gabriel Silber, quienes calificaron los hechos como “un nuevo escándalo en la administración de Sebastián Piñera”. Según lo precisado por Rincón, “los hechos son extremadamente graves, ya que al haber manipulado el Censo, obviamente se afectan políticas y decisiones públicas y se deteriora la confianza pública de una institución que, por décadas, contó con credibilidad nacional e internacional “.

El diputado Gabriel Silber, en tanto, agregó que “cuando se hace mal la pega, cuando se engaña al país para demostrar que se cumplieron ciertas metas, no queda otro camino que pedir la renuncia del director del INE e investigar a fondo cómo y por qué se produjo este escándalo. Esta es una muestra más de la ineficiencia del actual Gobierno, suma y sigue, por eso, estamos citando al Ministro de Economía para que explique al país lo ocurrido”. Silber agregó, además, que pedirán una auditoría al Censo 2012. “Piñera dijo que sería el mejor censo de la historia, he aquí los resultados, impresentable”.

El titular de la bancada, Ricardo Rincón en tanto, agregó que “primero fue la Casen, luego el IPC y ahora el Censo, una escalada de ineficiencias que hoy nos tienen en el peor de los mundos, pues cuando se pierde la credibilidad en temas como éstos, no sólo afectamos la implementación de decisiones y políticas públicas, sino nuestra credibilidad como país”.

Según información publicada por el Centro de Investigación Periodística (Ciper), el director de la entidad, Francisco Labbé, habría decidido “presentar la cifra de 16 millones 600 mil personas como efectivamente censadas, sin precisar que la cifra correspondía a las 15 millones 800 mil personas realmente empadronadas, a las que se sumaron los habitantes estimados de las más de 600 mil casas ocupadas pero con moradores ausentes”.

Ambos parlamentarios manifestaron, además, su preocupación por lo ocurrido en torno al IPC, en manos del INE, señalando que “un mal cálculo afecta a todo el país, es una cifra de enorme impacto y sensibilidad; de hecho, estamos pidiendo que el Gobierno revise la propuesta de su reajuste al salario mínimo que aún está en comisión mixta, ya que se calculó con un mal IPC, subestimado, según estudios internacionales, en un dos por ciento”. El informe económico que publicó BCI hace dos semanas cuestiona la metodología utilizada por el INE, lo que hoy se suma a los problemas denunciados por las cifras del censo.

Finalmente, el diputado DC de la comisión de Hacienda, Pablo Lorenzini, quien se sumó a las críticas hacia la gestión del director del INE, agregó que “este gobierno prometió excelencia, otra promesa no cumplida. Lo que ha ocurrido en el INE es vergonzoso y, además genera un grave daño para la imagen de nuestro país, con las cifras no se juega y menos con aquéllas vinculadas al IPC y al censo. ¿De qué credibilidad estamos hablando ahora? Recordemos que los sueldos se reajustan en muchos casos por el IPC. A quién le creemos entonces? Durante décadas el INE gozó de prestigio y reconocimiento, hoy, está bajo la lupa y alguien tendrá que dar la cara”.