Imagen4Se trata del Mimbre de Chimbarongo, la Piedra Rosada de Pelequén, la Artesanía en Fibra de Paja de La Lajuela y la Cerámica Coloreada de Lihueimo.

El Sello de origen es un programa creado por el Ministerio de Economía y el Instituto de Propiedad Industrial (INAPI), que busca fomentar el uso y la protección de los productos chilenos a través del registro de Indicaciones Geográficas, las Denominaciones de Origen, Marcas Colectivas y de Certificación, con el fin de impulsar el emprendimiento y desarrollo productivo de las comunidades de nuestro país.

Actualmente, Chile cuenta con una gran variedad de productos asociados a un lugar específico, los cuales se destacan por ser fruto de tradiciones y únicos en su clase. Hasta la fecha solo algunos productos ya poseen este sello, tales como: el limón de Pica, el atún de Isla de Pascua, la langosta y el cangrejo dorado de Juan Fernández y la sal de Cahuil, Boyeruca, Lo Valdivia; ésta última proveniente de nuestra región.

Por esta razón, el Gobierno Regional de O’Higgins se encuentra financiando un estudio técnico que indique la factibilidad de postular al Mimbre de Chimbarongo, la Piedra Rosada de Pelequén, la Artesanía en Fibra de Paja o Teatina de La Lajuela  y la Cerámica Coloreada de Lihueimo; para obtener el sello de origen.

“Estos cuatro productos se escogieron por el potencial que tienen en cuanto a la generación de encadenamientos productivos y  porque ya existe un desarrollo local vinculado a estas artesanías. Además son productos reconocidos en el resto del país como característicos de nuestra zona” expresó Geraldine Fuentealba, Encargada Unidad de Gestión, Políticas e Innovación del Gobierno Regional.

Por su parte, Patricio Espinoza de Ages Consultores, empresa encargada de realizar el estudio explicó que: “Lo que nosotros estamos haciendo es un levantamiento de datos relativos a la individualización de productores, fabricantes o artesanos del producto; a la descripción de cada una de estas artesanías y a la zona geográfica de producción, para finalmente enviar una propuesta o solicitud del sello de origen al Instituto de Propiedad Industrial” señaló.

Este sello es una marca que sólo podrá utilizarse para productos originarios de Chile que previamente hayan obtenido el reconocimiento por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial. “Lo que hace este sello es darle más valor y posicionamiento a un determinado producto, porque cuanto tú reconoces que éste tiene características particulares asociadas a un territorio, le entregas un valor agregado. Este estudio nos arrojará si es que efectivamente existe una relación entre los factores humanos y vínculos geográficos del producto. Teniendo esto se puede ingresar a la INAPI y en donde comienza el proceso con un análisis de dos tipos: uno de forma, es decir que tenga toda la documentación y uno de fondo, para que se cumplan todos los requisitos que están establecidos en la ley y el reglamento”, explicó María José García, Subdirectora de Transferencia de Conocimiento del Instituto de Propiedad Industrial, INAPI.

Se espera que con el estudio – que tendrá una duración de cinco meses- se pueda ingresar la solicitud para obtener el sello de origen con el que se protegerá y potenciará comercialmente nuestros productos. De esta forma se busca impulsar la preservación de la artesanía tan típica de nuestra región,  favoreciendo el desarrollo económico de los pequeños productores locales.