El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Rancagua condenó a Francisco Javier Faúndez Soza a la pena de 7 años de presidio efectivo, en calidad de autor del delito frustrado de homicidio simple. Ilícito perpetrado en la ciudad, en mayo de 2016.

En fallo unánime (causa rol 550-2017) el tribunal –integrado por los magistrados Paola González López (presidenta), Miguel Ángel Santibáñez Artigas y Sergio Allende Cabeza (redactor)– aplicó, además, a Faúndez Soza las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos, y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena; además del pago del 50% de las costas del proceso.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que cerca de las 4 horas de la madrugada del 24 de mayo de 2016, Faúndez Soza y la víctima, ambos con problemas de drogadicción, se encontraban en la población Algarrobo 1; desde donde “se dirigen a fumar pasta base de cocaína en las cercanías de un canal de regadío que a esa época estaba seco, el que se ubica en un despoblado a continuación del pasaje N° 1 y que carecía de alumbrado público”.

“Al llegar al lugar, repentinamente la víctima es golpeada con un elemento contundente en su cabeza por su acompañante, arrojándola al interior del canal, para luego proceder a darle reiterados golpes con dicho elemento tanto en su rostro como en el costado de la cabeza, los que solo cesan al advertir el encartado la presencia de dos conocidos que se encontraban en las cercanías, retirándose del lugar. Producto de la agresión, la víctima resultó con lesiones de carácter grave, entre otras, pérdida de piezas dentarias, las que fueron tratadas en el Hospital Regional de Rancagua”, consigna la sentencia.