Proyecto beneficiará a alrededor de 1.200 regantes, ayudando a disminuir el déficit hídrico que sobrepasa el 50%.

La sequía que afecta actualmente a varias regiones del país, entre ellas la de O’Higgins, ha llevado al MOP a proyectar obras que generen un mejor aprovechamiento del recurso hídrico. En este contexto, uno de los proyectos más requeridos ha sido la construcción del Embalse Bollenar en la comuna de Rengo.

Dando cumplimiento al compromiso adquirido con la Junta de Vigilancia Río Claro 1ª sección de mantenerlos informados del avance del proyecto, estos fueron invitados a una presentación del estado de avance a la que asistió Edgardo Cura, presidente de dicha junta; el seremi Obras Públicas, Moisés Saravia; el director de Obras Hidráulicas, Norberto Candia, y el inspector fiscal a cargo del estudio.

El seremi Moisés Saravia señaló que “estamos en la etapa dos, donde se complementan y aumenta la precisión de los trabajos de terreno con ingeniería de apoyo, al igual que los estudios básicos y diseños. Además se determina el tamaño óptimo social del proyecto, para posteriormente entrar al detalle de ingeniería de diseño. Para nosotros es de suma importancia ir informando estos avances, además de conocer la opinión de la gente al respecto ya que sabemos la relevancia que tiene para los agricultores”. La autoridad agregó que el proyecto beneficiará a alrededor de 1.200 regantes, ayudando a disminuir y el déficit hídrico que sobrepasa el 50%.

Por su parte Edgardo Cura, manifestó que “lo más destacable ha sido la presencia del seremi, ya que nos está ayudando a que este proyecto vea la luz rápidamente. Los regantes necesitan el agua para sembrar. Rengo es una ciudad netamente agrícola y se está muriendo, por eso es que estamos luchando tanto por la realización de esta obra”.

Los resultados de esta etapa del estudio se espera estén listos a comienzos del próximo año, de manera de ir así cumpliendo cada una de las etapas, que incluyen estudios básicos y modelo de simulación, diseño de ingeniería de las obras a nivel de factibilidad, evaluación económica, determinación del tamaño óptimo, diseño del tamaño óptimo y  borrador del informe final que se espera sea entregado en febrero del 2020, para luego continuar con la licitación, hasta llegar a la anhelada construcción.