Hoy lentamente en diversos puntos de la ciudad están comenzando a florecer improvisados rucos de Nylon de personas que no tienen donde vivir, o simplemente lo hacen como una opción de vida.

Pero creer o desconocer que en la comuna de Rengo no hay pobreza es  una creencia un tanto equivocada de una realidad silenciosa y escondida.

Una dura realidad se vive en las poblaciones  consideradas de riesgo vulnerables, en donde adultos mayores, jóvenes adultos niños y familias completas viven hacinados,  que por su condición social no ven una salida a esta realidad  con la cual deben convivir a diario.

Es ya casi normal ver en el centro de Rengo personas en condición o situación de calle  pidiendo monedas, o ver como vecinos u organizaciones sociales organizan bingos, rifas, loterías o cualquier otro tipo de actividad, para ir en ayuda de algún vecino o familia que  ha sufrido algún tipo de desgracia, ya sea en materia de salud o por haber sufrido algún desastre tal como un incendio, la pobreza esta hace mucho, solo que no se ve o no se quiere ver.