– Sobre el anuncio de carabineros respecto del uso de escopetas antidisturbios, el director del INDH señaló que “evidentemente se está reconociendo que algo se estaba haciendo mal”.

– En la práctica Carabineros no acotó su protocolo, sino que lo amplió para resguardar -además de la integridad de la policía y la ciudadanía-, a bienes públicos y privados.


“Para el INDH, lo central no es lo que digan los protocolos de carabineros, sino cómo se aplican”, señaló enfático el director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, al responder al anuncio del general director de la policía uniformada, Mario Rozas, quien señaló  que se “acotará” el uso de las escopetas antidisturbios “cuando hay riesgos para la integridad de la población o del personal de Carabineros”.

“Evidentemente se está reconociendo que algo se estaba haciendo mal”, respondió  Micco y añadió que “los protocolos de carabineros ya señalaban claramente el uso de las escopetas antidisturbios”, estableciendo que el anuncio no acotó en ningún caso el uso de dicho armamento, a diferencia de lo que informó ayer el general director de Carabineros, en su declaración tras la reunión con el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, en La Moneda.

De hecho, la Sección 2.8 de los Protocolos para el mantenimiento del orden público, publicada en el Diario Oficial, el 4 de marzo de 2019, establece que “el empleo de la escopeta antidisturbios deberá ser consecuencia de una aplicación necesaria, legal, proporcional y progresiva de los medios, cuando el efecto de otros elementos tales como agua, humo, gases y otros resulten insuficientes o el nivel de agresividad haga aconsejable su utilización para evitar un mal mayor en donde esté en riesgo la integridad física de los transeúntes, manifestantes o Carabineros”.

En el comunicado emitido ayer por Carabineros (ver aquí) se consigna que una de las nuevas medidas para asegurar la correcta aplicación de los protocolos sobre el uso de la fuerza, en el control del orden público, está el uso de escopetas antidisturbios, cuando además de verse amenazada la vida de los carabineros, se constate una “amenaza manifiesta para bienes públicos y privados”.

En la práctica, la policía uniformada no acotó su protocolo sino que lo amplió a bienes públicos y privados, y para ello anunció que “Independientemente de la tramitación de los cambios a los protocolos, esta medida empezará a regir de inmediato, por medio de instrucciones a los respectivos mandos operativos”.

El director del INDH agregó que “vamos a ver la eficacia de estos anuncios en las próximas horas porque no queremos que haya más casos como el de Gustavo Gatica. Es por eso que nuestro Instituto y nuestros funcionarios estarán observando lo que está ocurriendo en las manifestaciones y el uso de escopetas antidisturbios”.

“Hemos planteado siempre que el uso de perdigones se debe hacer bajo los principios de legalidad, proporcionalidad y responsabilidad. Acá no hay solo responsabilidades individuales, sino también responsabilidades institucionales”, recalcó Sergio Micco.

Reunión con el contralor


A las 11 de la mañana y por casi una hora Sergio Micco se entrevistó con el contralor General de la República, Jorge Bermúdez, en dependencias del organismo autónomo, para solicitar la celeridad en el actuar de la Contraloría para determinar el número de heridos y el avance de investigaciones sobre responsabilidades de carabineros en violaciones a los derechos humanos.

“Hemos venido para pedirle al contralor, como Instituto, la mayor celeridad con respecto a la verdad de lo que está ocurriendo en los servicios públicos, particularmente en los de salud, y en lo relativo a lesiones oculares. Le hemos pedido también al contralor que observe lo que está ocurriendo en los procedimientos administrativos de investigaciones sumarias que se están realizando en el cuerpo de Carabineros de Chile”, señaló Sergio Micco.

El director del INDH añadió que “ambas medidas son dos cuestiones centrales para esclarecer la verdad” en las violaciones de los derechos humanos ocurridas durante estas tres semanas de manifestaciones por demandas sociales.

Reunión con Human Rights Watch

Durante la mañana de hoy, el director del INDH y su equipo técnico recibió a una delegación de la organización internacional Human Rights Watch (HRW), encabezada por su director para las Américas, José Miguel Vivanco. La comitiva de la ONG estará en Chile hasta fines de noviembre y sus operaciones se centrarán en Santiago, aunque no descartan trasladarse a otras ciudades del país.

José Miguel Vivanco señaló que “el objetivo es realizar recomendaciones concretas sobre si hay prácticas que nos parecen que contradicen las obligaciones jurídicas en materia de derechos humanos y eso las haremos ver a la autoridad. También es nuestra obligación especificar si hay problemas sobre el actuar en terreno de los organismos de seguridad, de las policías, donde podamos ver problemas que se presten para abusos”.

El director para las Américas de HRW precisó que la labor de la misión será también “reunirse con instituciones, con el Ministerio Público, con la defensoría que conozca de estas materias, con médicos que están tratando heridos, también con víctimas, y eventualmente con autoridades de gobierno”.

Vivanco complementó que “parte de nuestra obligación es tener una fotografía completa -no parcial-, de lo que está ocurriendo en Chile. Queremos conocer también por cierto los casos de agentes policiales que han resultado heridos o que han sufrido lesiones durante estos eventos, mientras más información certificada, documentada y bien sustentada podamos tener, eso nos permite hacer una mejor contribución al país”, detalló Vivanco.

En el marco de la reunión con Human Rights Watch, Sergio Micco hizo un llamado a que “los chilenos y chilenas puedan estar tranquilos. El INDH está con las víctimas de violaciones a los derechos humanos”.