En Chile el código de aguas formulado el año 1981, se encargó de separar la propiedad del agua del dominio de la tierra, dando origen al mercado del agua, en rigor, Chile es el único país del mundo que tiene sus aguas privatizadas, lo que  ha provocado enormes desigualdades, particularmente en el sector agrícola.

La formulación del código de aguas, le transfirió al Estado la facultad de conceder derechos de aprovechamiento de agua a privados, los que desde entonces, concurren al mercado a comprar, vender o arrendar agua, sin preocuparse  de la satisfacción de las necesidades de agua de riego o bebida para la población.

La  Región de O’Higgins se reconoce como como una región agrícola, el modelo de producción agrícola se caracteriza básicamente por el  pluricultivo dependiendo del sector geográfico en la región, esto hoy día se ve amenazado , por la fuerte deforestación del bosque nativo, el cual dará paso al monocultivo como estrategia de desarrollo de grandes empresarios y empresas agrícolas,  estos mono cultivos y desforestación del bosque nativo se está instalando fuertemente en la región de O’Higgins , fundamentalmente en las comunas de Pichidegua, la Estrella , las cabras, Lolol Santa Cruz, en donde todo indica que allí se plantaran grandes extensiones de mono cultivos de paltos, lo que significara un  uso  excesiva e irracional de recursos naturales, principalmente el agua y suelo, , sin embargo la Dirección Regional de Aguas continuó concediendo derechos de aprovechamiento de agua y la CONAF no hace un seguimiento concreto a los planes de manejo de indiscriminada tala del bosque nativo.

En la Región de O’Higgins se está viviendo el conflicto de las aguas que se vive en todo el país,  Autoridades, políticos (hay excepciones) y empresarios poderosos, se coluden en el extractivismo de los recursos naturales de la Región.