El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Rancagua condenó a Raúl Alejandro
León Navarrete a la pena de 17 años de presidio efectivo, en calidad de
autor de los delitos consumados de dos robo en lugar habitado y un robo con
violencia. Ilícitos perpetrados en julio de 2017 y marzo y abril de 2018,
respectivamente, en la comuna de Malloa.

En fallo unánime (causa rol 614-2019), el tribunal -integrado por los
magistrados Fadua Salas Eljatib (presidente), Marcela Paredes Olave y Juan
Gatica Lizana (redactor)- aplicó, además, a León Navarrete las accesorias
legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la
inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de
la condena.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda
a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella
genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en
horas de la madrugada del 30 de julio de 2017, León Navarrete ingresó a una
casa habitación ubicada en el sector Panquehue de la comuna de Malloa,
escalando el cierre perimetral trasero del inmueble, para luego forzar una
de las ventanas del domicilio, hasta que logró sacarla de su base y por la
cual entró hasta el interior de la vivienda, sustrayendo -con ánimo de lucro
y sin la voluntad de su dueño- un televisor, dos notebook, chaquetas,
botellas de licor, dos cajas de herramientas, perfumes, relojes, lentes de
sol, un secador de pelo, un micrófono inalámbrico, un sombrero de huaso, un
teléfono celular marca LG K10 y un módem de internet, especies con las
cuales huyó del lugar.

En tanto, en horas de la madrugada del 30 de marzo de 2018, León Navarrete
ingresó a la morada a la víctima M.G.E.V., ubicada en el mismo sector,
escalando el cierre perimetral del inmueble para luego forzar la ventana del
baño por la cual entró a la vivienda, desde donde sustrajo -con ánimo de
lucro y sin la voluntad de su dueño- una motosierra marca Woodsman, especie
con la cual huyó del lugar, dejando en el patio del domicilio, dispuestas
para ser sustraídas: un equipo musical, parlantes y cables, además de una
mochila con varias especies en su interior.

Finalmente, aproximadamente a las 22 horas del 2 de abril de 2018, el
condenado, junto a tres sujetos no identificados, volvió al inmueble que le
sirve de morada a la víctima M.G.E.V. Lugar donde escalaron el cierre
perimetral para, una vez adentro del domicilio, abalanzarse en contra de las
víctimas M.G.E.V. y E.F.P.V., a quienes agredieron con cuchillas,
apuñalándolos en diferentes partes del cuerpo. Además, a M.G.E.V. lo
golpearon con un arma aparentemente de fuego, amenazaron de muerte y
sustrajeron, con ánimo de lucro y sin la voluntad de su dueño, la billetera
con documentos personales y un notebook marca HP con su respectivo bolso de
propiedad de M.G.E.V., especies con las cuales se dieron a la fuga del
lugar.

A raíz de la agresión, M.G.E.V. resultó con siete heridas corto punzantes en
la zona lumbar baja y una herida contusa en el pabellón auricular derecho;
en tanto, E.F.P.V. resultó con una herida cortante lumbar.